Intel, la conocida marca de procesadores, ha presentado en el día de hoy sus nuevos CPU para equipos de sobremesa Intel Core series S de 10ª generación, sus procesadores más potentes entre los que se encuentra el Intel Core i9-10900K, su nuevo modelo tope de gama para jugar que la propia marca asegura que es el «procesador de gaming más rápido del mundo».

Estamos ante un procesador desbloqueado con 10 núcleos, 20 subprocesos y velocidades que alcanzan un máximo de 5,3 GHz con Intel Thermal Velocity Boost, una tecnología que permite alternar entre cargas de trabajo de un solo núcleo y múltinucleo de forma inteligente y automática según nuestras necesidades.

Centrándonos en datos, Intel comenta en su nota de prensa oficial que las mejoras en esta generación incluyen una tasa de fps en juegos como PUBG hasta en un 63 % superior con respecto a un ordenador de hace tres años además de poder superar hasta los 187 fotogramas por segundo mientras jugamos y, a la vez, emitimos.

En edición de vídeo las mejoras se encuentran en una edición un 12 % más rápida comparándolo con la generación anterior y en un 18 % más rápida si nos fijamos en la edición y renderización de vídeos a 4K, cada vez más populares entre los jugadores debido a los gameplays a altas resoluciones de los juegos de Xbox One X, PS4 Pro y, en el futuro de Xbox Series X y PS5.

«Intel está comprometida con el futuro de un potente gaming en equipos de sobremesa mediante continuos avances en los límites de frecuencia con vistas a ofrecer la mejor experiencia de gaming para PC. Los procesadores Intel Core serie S de 10ª generación para ordenadores de sobremesa e Intel Core i9-10900K, el procesador para gaming más rápido del mundo, refuerzan nuestro compromiso con las comunidades de gamers y aficionados«, ha declarado Brandt Guttridge, Intel Senior Director of the Desktop Products Group.

Abrir chat